Parque de atracciones (vallisoletano)

Los gallos y las arañas habían desaparecido del jardín: por eso las plantas se mostraban tan escuálidas. Todavía podía uno subirse a la atracción principal y agitar las banderolas para que el avión platónico aterrizase en su cúspide. Un artilugio construido al efecto lo permitía. Cuando el avión bajaba (pues aquel avión siempre bajaba) se disponían los alambres del artilugio para capturarlo en su caída. El niño braquicéfalo está señalando con la boca el momento cumbre de la fiesta: cuando el avión baja y se posa y los árboles escuálidos se cubren de hojas rojas y forman al tresbolillo un damero para poder así escuchar cómo la luna lo ilumina todo convenientemente. Sólo entonces los gallos y las arañas de los jardines encontrarán el camino de vuelta.
Parque de atraccionesNiño braquicefaloAvion platonico

Anuncios

Un comentario en “Parque de atracciones (vallisoletano)

  1. Se prolonga el poema IX de Manto Cubierto:

    IX

    Los gallos
    las arañas de los jardines
    algunos perros verdes
    todos van y vienen
    vuelan o ríen
    mientras acuden ignorantes a la feria del invierno
    a medianoche
    cuando cruzas el río y vas temblando
    entre el bullicio
    oscuro fuego en el polvo
    la cresta atravesada y buscas
    los gallos las arañas de los jardines

    FI, Manto Cubierto[1971-72], Cuadernos de poesía/Serie B, Logroño, 1981, p. 15.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s