Cara manchada

A Bernd Dietz

Una cara tiznada, negra casi,
se deja ver borrosa en la espesura 

del pasillo mental, sucio, profundo.

Imposible llegar adonde está

grabada en la pared como en un cuadro;

no se deja alcanzar, se aleja el zoom

y ese rostro tristón no hay quien lo pille

por mucho que se empeñe en la captura

el investigador de lo nocturno

que horada sin cesar

las minas de este sueño.

Es lo primero en ver cuando escudriña

los curiosos fenómenos del yo,

la careta tiznada es lo primero;

aparece inasible en su lejana 

postura de severa corrección:

negruzca y todo, no se ríe nunca.

Y la quiere alcanzar y no se deja,

quieta se aleja siempre de la mano 

que se obstina en llegar una vez y otra

a esa cara manchada que le mira.

Carboneros de José Barceló

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s