Circo a la orilla del río

«Algunas veces nos deteníamos junto a los carromatos del circo de los gitanos. Eran unas especie de caravanas con gruesas ruedas de goma. La palabra “CIRCO” destacaba en letras algo torcidas. Un niño pequeño con una camisetita corta y el pito al aire daba botes por allí; tiraba puñados de tierra a un anciano sentado sobre unos sacos que, imperturbable junto a su bastón y muy serio, miraba por debajo de su visera a ninguna parte. Dos niñas de greñas aceitosas reñían con una señora algo gorda que amenazaba sacudirlas con un palo. El que por su corpulencia parecía el dueño del tinglado ensayaba, entre triste y aburrido, un número de aros. Un perro dormía justo debajo de las ruedas de goma. “A ver si le aplastan”, pensé.»

Circo en la orilla del Ebro

Anuncios

Un comentario en “Circo a la orilla del río

  1. Una lejana publicación daba cuenta de esa fotografía con el mismo texto. Me refiero a Francisco Ibernia, Paraísos artificiales (Logroño 1961-62), Colección La Ciudad y las Sierras, AMG Editor, Logroño, 1993, pág. 16.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s